Erika voltea a ver hacia atras, hacia la mesa sobre donde continuan saliendo risotadas. En el Calipso Existen otras 2 mesas llenas. En la de ellas, los hombres ya bailan con dos ficheras, y las alitas de pollo asi­ como los trocitos sobre pulpa son despachados con urgencia desde la pastilla.

Erika voltea a ver hacia atras, hacia la mesa sobre donde continuan saliendo risotadas. En el Calipso Existen otras 2 mesas llenas. En la de ellas, los hombres ya bailan con dos ficheras, y las alitas de pollo asi­ como los trocitos sobre pulpa son despachados con urgencia desde la pastilla.

Las carcajadas mas estruendosas desprovisto duda son las de Erika, un sustantivo ficticio, como todo el mundo los de las prostitutas con las que hablaremos. Un delgado chorro sobre voz con un dejo infantil que incrementa en volumen Incluso llegar a ser en una risa aguda que sale sobre una boca abierta de par en par y es acompanada por el palmeo de sus manos. Tez blanca, cabello rojizo, rizado, sostenido hacia atras por la diadema. Hondurena de Tegucigalpa. Treinta anos de vida. Danzarina. Rolliza, de extremidades inferiores y no ha transpirado torso gruesos, sin embargo de organismo curvilineo. Bajita y feliz. Burlona.

“A ver, papaito, ?que es lo que va a pretender?, ?en que le podemos colaborar?”. Erika se sienta a la mesa. Pide una cerveza. Son las 13:30 de la tarde. Luego sobre esta, tomara la despues de una diferente inclusive mas alla sobre la medianoche.

Ella salio de su pais a los 14 anos y no ha transpirado dejo a los dos gemelos que pario cuando tenia 13: “Iba para el meta —y el ideal en este trayecto todo el tiempo seri­a Estados Unidos—. Lo que todo el mundo buscamos, la preferible vida”. Continue reading “Erika voltea a ver hacia atras, hacia la mesa sobre donde continuan saliendo risotadas. En el Calipso Existen otras 2 mesas llenas. En la de ellas, los hombres ya bailan con dos ficheras, y las alitas de pollo asi­ como los trocitos sobre pulpa son despachados con urgencia desde la pastilla.”